Contacto personal: ¿Cómo podemos estar en paz el uno con el otro?

Pregunta: Mi exesposo y yo nos divorciamos después de 43 años de matrimonio. ¿Cómo podemos estar en paz el uno con el otro y nuestros hijos?

Respuesta: Lamentamos la situación en que se encuentra. He orado por usted y su familia, pidiéndole a Dios que les ayude a conseguir la paz que buscan.

Un divorcio implica que ambos (o uno de ustedes) han llegado a la conclusión de que es imposible seguir casados. Esto puede ser difícil para todos, incluso sus hijos adultos, y a menudo genera una cascada de emociones que pueden incluir ira, resentimiento, culpa, frustración, desánimo, depresión, y además sentimientos de traición, humillación y rechazo. Obviamente, lidiar con todo esto puede ser muy difícil, y puede que deba hacerlo por un largo tiempo.

Tenga en cuenta que tener una relación pacífica con su exesposo en parte dependerá de la voluntad, el compromiso y el esfuerzo que él ponga. Pero, cualquiera sea la decisión de su exesposo, usted puede tener paz si desarrolla una relación fuerte y continua con Dios. Estudie su Palabra; medite acerca del propósito que Dios tiene para su vida; derrame su corazón ante Él en oración. Descubrirá que estas cosas son terapéuticas, reconfortantes y aliviadoras.

Le recomiendo dos herramientas que pueden serle de mucha ayuda. La primera es nuestro artículo “Cómo hablar con Dios” y los artículos relacionados, que contienen varios consejos acerca de cómo hacer oraciones efectivas. La segunda es nuestro programa de “Viajes”, el cual contiene material para estudio diario donde encontrará instrucción, inspiración y ánimo.

Aunque parezca incongruente, tener una relación pacífica luego de un divorcio requiere de muchas de las habilidades que se necesitan en un matrimonio. Esto incluye estar dispuestos a perdonarse mutuamente por sus acciones y palabras hirientes, y la capacidad de discutir un tema sin terminar en pelea. Cuando un problema no tenga solución, haga lo posible por dejarlo ir, aun si su objetivo inicial era resolverlo. Esta habilidad requiere de sabiduría y autocontrol.

Nuestro artículo “Los beneficios y desafíos de la comunicación” contiene información detallada acerca de la buena comunicación que puede serle útil. Esta sección además incluye artículos acerca de cómo decir “no”, cómo manejar las críticas, cómo hablar la verdad en amor y cómo ser cortés en un mundo hostil.

También puede leer los consejos de la sección “Amistad” en nuestro sitio web. Ahí encontrará consejos acerca de cómo lidiar con amistades tóxicas y personas difíciles, las virtudes de la paciencia y la confianza, y algunas claves para tener mejores relaciones.

Resista la tentación de hablar mal de su excónyuge frente a sus hijos u otras personas. Las personas divorciadas parecen tener esta tendencia, probablemente porque buscan obtener simpatía. Tal vez se sienta justificada cuando esté dolida o enojada, pero a largo plazo siempre será algo dañino. Probablemente logre que su divorcio cause aún más destrucción y obstaculice las mismas relaciones pacíficas que busca.

Prepárese para el hecho de que cada miembro de su familia probablemente tendrá una opinión acerca de si debía divorciarse o no, y quién es el culpable. Esto puede generar un ambiente tenso por algún tiempo. Es importante reconocer que un divorcio afecta incluso a los hijos adultos, pero ayude a sus hijos a comprender que el divorcio es una decisión primordialmente personal. Anime a sus hijos a no juzgar.

Hágales saber que desea tener una buena relación con ellos. Si usted mantiene un enfoque positivo, sus hijos se sentirán animados a poner lo mejor de su parte (aunque puede que les tome algo de tiempo lidiar con sus emociones).

Pero recuerde, el primer y principal paso hacia una relación de familia pacífica después de un divorcio es que usted en lo personal camine con Dios. Haga de esa su meta primordial. CA

Comparta este artículo!
Posted in 2019, Contacto personal, Preguntas y respuestas