Contacto personal

Ustedes dicen [en “El profeta Eliseo”] que Eliseo trajo “gozo a las personas por medio de milagros de Dios. Su espíritu amable le permitió tener una influencia positiva”. ¿Cómo entonces se puede explicar ese acto en el que maldijo en el nombre del Señor a los niños que se burlaron de su calvicie, haciendo que 42 de ellos fueran despedazados por osos? ¿No hubiera sido mejor si hubiera hablado con los niños para educarlos en los caminos de una cortesía aceptable?

En el comentario usted hace un resumen acerca de la labor en la vida de Eliseo. Estamos de acuerdo en que el incidente que usted menciona es algo trágico. También es inusual. Primero que todo, lo que parece más probable es que ellos no eran niños. La palabra hebrea traducida como “muchachos” en la versión de Reina Valera 1960 es mejor traducida como “jóvenes”.

The Complete Word Study Diccionary: Old Testament [El diccionario completo de estudio de palabras: Antiguo Testamento] explica que es “un sustantivo masculino para referirse a un muchacho, un joven, un siervo. Se usa como una persona joven, un muchacho (Génesis 19:4); alguien con edad suficiente como para servir en batalla o en un ejército privado personal (Génesis 14:24; 1 Samuel 21:2 [3]; 30:13, 17); o como un ayudante en el ejército (1 Samuel 14:1)”. Luego, la indicación es que esos jóvenes tenían la edad suficiente para saber lo que estaban haciendo y hacerse responsables de sus acciones.

The Bible Knowledge Commentary [El comentario del conocimiento de la Biblia] está de acuerdo y explica la implicación de su canto: “Cuando Eliseo estaba viajando… varias docenas de jóvenes (hombres jóvenes, no niños) lo confrontaron. Tal vez eran jóvenes que eran falsos profetas de Baal. Su dicho, registrado en el lenguaje popular de la época, implicaba que si Eliseo era un gran profeta del Señor, como Elías lo había sido, debería ir al cielo como se había dicho que Elías lo había hecho. El epíteto ‘calvo’ puede aludir a los leprosos que tenían que afeitar sus cabezas en lo que se consideraba una apariencia detestable. O podría simplemente haber sido una forma de escarnio… ellos veían al profeta de Dios con contención” (Notas de 2 Reyes 2:23).

Los jóvenes se mofaron de Dios, quien había comisionado a esos profetas. Y las palabras “en el nombre del Señor” implican que Él inspiró al profeta a maldecir a los jóvenes e hizo que los osos los atacaran. Estamos de acuerdo en que hubiera sido ideal poder hablar con los jóvenes y guiarlos para que cambiaran su actitud —si eso hubiera sido posible. De hecho, la labor de los profetas de Dios era, en gran parte, advertir a las personas acerca de lo que debían cambiar antes de que les llegara la calamidad, tal como lo explicamos en nuestro artículo: “Propósito de la profecía”.

Dios afirma claramente que Él preferiría no tener que tomar nunca una acción punitiva (Ezequiel 33:11). Aun cuando el hombre haga imposible que Dios extienda su misericordia, Él típicamente hace que todo produzca un buen resultado. ¿Acaso las heridas que sufrieron esos 42 jóvenes hicieron que otros respondieran a Dios de una forma que no hubieran respondido si no hubiera pasado este suceso? No sabemos, porque la Biblia no nos lo dice. Claramente, por medio de la tragedia, Dios demostró que Elías y Eliseo eran sus siervos verdaderos. Tal vez esa podría ser la razón por la que Eliseo pudo llevar el mensaje de Dios abiertamente durante los siguientes 50 años.

En resumen, no conocemos muchos detalles del evento mencionado en 2 Reyes 2:23. A la luz de lo que sí sabemos, tenemos que concluir que la multitud que se mofó de Eliseo estaba en ese momento fuera de control. ¡Incidentalmente, su historia no ha terminado allí! Dios tiene un plan en el que ellos recibirán su misericordia. Para que entienda cómo es esto posible, vea nuestro artículo: “¿Está la mayoría de las personas perdida para siempre?”. CA

Comparta este artículo!
Posted in 2018, Contacto personal