La Iglesia de Dios, una manada pequeña