Santa Cruz, Bolivia

bolivia-banner


Sin duda alguna, la celebración alegre fue el tema que dominó la Fiesta de Tabernáculos en Santa Cruz, Bolivia. En la noche de apertura un grupo entusiasta de 103 personas se reunió en el salón principal para celebrar el inicio de esta Fiesta. El hotel de cinco estrellas, situado en lo alto de las impresionantes selvas de Santa Cruz de la Sierra, sirvió como el hogar temporal para los hermanos de cinco diferentes países: Bolivia, Chile, Perú, Ecuador y los Estados Unidos de América.

El ambiente de celebración estuvo presente en todas las actividades diarias. Durante el primer día los jóvenes asistieron a una conferencia, la cual sirvió como una excelente manera de establecer el tono para el resto de la Fiesta. Los mensajes recordaron a los jóvenes acerca de la importancia de mantener una actitud positiva con respecto a alcanzar sus sueños físicos y espirituales.

En la noche, los hermanos bolivianos, como anfitriones, presentaron una noche de bienvenida para los hermanos del extranjero. Con danzas folklóricas y degustación de comida tradicional, la Noche de bienvenida resultó ser un inicio lleno de diversión a las gozosas actividades de la Fiesta.

Durante la Fiesta, los niños tuvieron una fiesta en la piscina. También se realizaron el Baile de jóvenes, una Conferencia de salud, una Noche de cine, una Noche de talentos, un Baile familiar y un Partido de futbol. Las actividades destacaron el hecho de que la Fiesta de Dios es verdaderamente una celebración para todos a quienes Él ha llamado, sin importar la edad.

baile_boliviaQuizás uno de los eventos más esperados fue la boda de Franco NaÍn de Chile, y Varinia Camacho, de Bolivia. En la noche del martes 29 de septiembre, Franco y Varinia se casaron en frente de todos los hermanos que asistieron a la Fiesta.

Más allá de los mensajes alentadores e inspirados por Dios, hubo otra razón particularmente especial para alegrarse. El domingo por la noche, Francisco Correa, un joven de la congregación de Santiago, Chile, fue bautizado.

Cada año los llamados de Dios, gracias a su misericordia y amor, tienen la oportunidad de participar de ocho días de celebración tanto física como espiritual en la Fiesta de los Tabernáculos. Durante la Fiesta en Santa Cruz, Bolivia, la alegría fue el catalizador para celebrar abundantemente el futuro regreso de Cristo a la Tierra.

Por Corbin Jackson

Comparta este artículo!
Posted in 2015